jueves, 16 de abril de 2015

Próxima parada: ¡Hamburger Bahnhof!


Ya hacía un montón de tiempo que no visitaba un buen museo de arte, así que aprovechando las ganas que tenía de disfrutar de una buena exposición y el tiempazo que abunda últimamente en Berlín me lanzé a la aventura. El museo Hamburger Bahnhof, no es un museo cualquiera ya que tan solo con la historia que tiene tras de sí su edificio, la visita ya está amortizada. Y es que se trataba nada más y nada menos, que de una antigua estación de trenes de época. Pero no una cualquiera sino la estación de trenes más antigua de Alemania, estando su fachada principal en pie desde 1840. Tras quedar seriamente dañada durante la II Guerra Mundial, se decidió restaurarla y reconvertirla en un museo de arte contemporáneo con mucha personalidad y carácter no apto para todos los gustos.





En el amplio edificio se puede disfrutar de constantes exposiciones de arte moderno que contrastan un montón con la arquitectura del edificio que mantiene de una manera muy sútil el estilo clásico de lo que era la antigua estación de trenes. Yo tuve un poco de mala suerte porque la mayoría de las salas estaban en obra, pero intenté no desmotivarme y disfrutar lo máximo posible de la visita. La verdad es que recorrer la planta subterránea, mereció bastante la pena. Para llegar a las exposiciones tenías que caminar a través de un túnel como si de una estación de trenes se tratase...





De entre todas las exposiciones, sin duda la que más me gustó fue ésta:

Una explosión de vivos colores que los artistas estadounidienses David Reed y Mary Heilmann nos presentan en esta singular exposición de arte abstracto de los setenta. Dos artistas totalmente independientes pero con estilos similares que deciden encaminarse en este proyecto juntos. Sus obras se presentan en pareja, y se comunican entre sí: ¡Two by two!







Pero nadie mejor que los propios protagonistas para hablar de ello (vídeo en inglés). Dicen que en su exposición las obras van de dos en dos, unidas por un vínculo temporal para poner a prueba las tensiones y las similitudes entre sus dos posiciones artísticas. ¡Ahí os queda!



Podéis encontrar más información sobre las exposiciónes actuales y horarios del museo aquí en su página web. Si queréis disfrutar de la exposición Two by Two, tenéis de plazo hasta el 11 de octubre de 2015. El precio de la entrada es de 8 euros, 14 euros si quieres visitar el museo al completo.

Se llega en un plis plas, desde la estación de trenes Hauptbahnhof donde llegan las líneas de S-Bahn S3, S5, S7, S75. En tres minutos a pie, estaréis disfrutando de su fachada principal en la calle Invalidenstraße 50-51. ¡Imposible que no lo reconozcáis a primera vista!

¿Qué os ha parecido? ¿Alguno de vosotros visitó alguna vez este museo? ¿Y la exposición Two by Two?



¡Espero vuestros comentarios y me despido hasta la próxima aventura!

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día y un montón de recomendaciones más.
Facebook
Twitter
Google+

jueves, 9 de abril de 2015

Un imprescindible de la primavera berlinesa: ¡al Zoo!

Aprovechando que el fin de semana pasado era bien largo, nos fuimos a pasar una tarde a mi querido Zoo de Berlín. Los que me seguís desde hace tiempo sabéis lo que me gustan los animales y que probablemente soy una de las fans más incondicionales de este lugar. Ya me conozco todos los recovecos, e incluso los nombres de muchos de los animales. ¡Allí me siento como en casa!



Muchos de vosotros me comentáis con mucha razón que os da un poco de pena que los animales no estén en libertad. Por eso hoy quiero compartir con vosotros, mis cinco super motivos por los que yo visito el Zoo de Berlín a menudo. Quizá después de leerlos hasta os animéis a visitarlo...





1. Es un lugar verde y agradable donde se puede pasear al aire libre. Una alternativa sana para pasar el día, porque se tarda un montón de tiempo en recorrer sus 35 hectáreas de recinto. A la vez que nos relajamos y desconectamos de la rutina, hacemos bien de ejercicio y sin darnos ni cuenta. ¡El tiempo allí dentro pasa volando!





2. El cuidado de los animales es excelente, siendo uno de los mejores Zoológicos valorados en este aspecto tanto por los visitantes como por los profesionales. El equipo del Zoo de Berlín se toma muy en serio su trabajo, y se puede ver reflejado muy requetebien en su programa televisivo llamado Panda, Gorilla & Co. Además cabe destacar que es uno de los zoológicos con más especies diferentes del mundo e incluso tienen programas para favorecer el desarrollo de especies no tan favorecidas.





3. Tiene muchísima historia tras de sí. Fue el primer zoólogico abierto en Alemania siendo su inauguración allá por el 1844 un gran evento celebrado en toda Europa. Y es que se sitúa en un lugar estratégico: en el centro de la ciudad, formando parte del famosos parque berlinés Tiergarten. Hasta se recompuso muy dignamente tras las consecuencias de las Guerras, concretamente la II Guerra Mundial que lo dejó bastante traspuesto. Hoy en día, su nuevo récord le está bien merecido: 2013 = 4,4 millones de visitantes. ¡Hurra!



4. Allí todos aprendemos algo nuevo. ¡Que no escuche yo, que ir al Zoo es cosa de niños porque a quien lo diga le pongo fino! Los que ya somos bastante mayorcitos como yo, también aprendemos cosas sorprendentes en cada visita y disfrutamos de animales que seguramente no podríamos ver jamás. Cada animal tiene una ficha donde además de su "información animalosa" (como nombre, padrino, edad y lugar de nacimiento, etc) nos cuenta de que país proviene esa especie y en que situaciones climáticas vive normalmente. ¡Da igual cuantas veces lo visites, siempre volverás impresionado con algo!





5. Su nueva casa de pájaros, en alemán "Das Vogelhaus". Recién abierta, y que se une a las otras ya existentes: de felinos y animales de la oscuridad, hipopótamos y monos entre otras. Pero ésta tiene algo especial, pues en algunas partes se puede interactuar directamente con las aves de todo el mundo: Australia, África, Asia y América del Sur. Sin duda, lugares excepcionales donde se encuentran las aves más bonitas de colores vivos y características inusuales. ¡Y que marcha tienen algunas, oye!




 
Y si eres tan curioso como yo, date un paseo por sus webs: Zoo de BerlínCasa de Pajáros y Acuario o repasa mis anteriores visitas al Zoo aquí. Y en cuanto tengas la oportunidad hazle una visita porque no te vas a arrepentir en absoluto, ya sea durante tus vacaciones o si eres tan afortunado como yo de disfrutar a diario de Berlín. ¡Y eso sí, luego cuéntame tu experiencia!

¡Espero vuestros comentarios y me despido hasta la próxima aventura!

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día  y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 1 de abril de 2015

A disfrutar de las vacaciones: ¡Frohe Ostern!

 Y que mejor manera de empezar mis vacaciones de Semana Santa o Ostern en alemán, que compartiendo con vosotr@s algunos de mis caprichos primaverales. Como ya os conté muchas veces, los alemanizados como yo vivimos la Pascua casi con tanta emoción como la Navidad. Las tiendas están repletas de cosas bonitas y los conejos de Pascua son los protagonistas tanto en la decoración del hogar, los dulces o en los accesorios de moda. Entschuldigung Pepe: ¡Imposible resistirse!

Bolso de MCM visto en www.kadewe.de Gafas de Chloé visto en www.monnierfreres.de Shorts de imitación ante de H&M Llavero de MCM visto en www.kadewe.de Tarro, portavelas de loro y soporte para tartas de H&M Home Sandalias de H&M Moldes para galletas con motivos de Pascua, cojines, guirnalda con luces y huevos de Pascua de DEPOT www.depot-online.com

Despensa a rebosar de dulces de Pascua, armario con algún que otro capricho con muchas ganas de estrenar y un montón de decoración nueva para crear algún rincón que otro más. A ver si el tiempo nos da una tregua, porque nos está dando unos buenos sustos con nieve e incluso temporales incluidos. Sea como sea: ¡estoy lista para disfrutar de unos maravillosos días y berlinear sin parar!

 ¡Espero vuestros comentarios! Contadme si os gusta algo de mi WishList y si tenéis alguna compra primaveral en mente...
¡Qué tengáis una FELICES VACACIONES!

¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día  y un montón de recomendaciones más.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Planazo total: mi primera visita a ¡un búnker real!


Tres años viviendo en Berlín y es evidente que aún me queda mucho por conocer: esta ciudad crece sin pausa y nunca dejará de sorprenderme. La verdad es que ya conozco un montón de museos sobre la historia de la ciudad, porque Berlín da para mucho incluso con sus tragedias...


The Story of Berlín, es un museo que te hace un recorrido por la historia de la ciudad desde su origen hasta casi la actualidad. Pero no es el típico museo, y engancha desde el primer instante que subes por estas escaleras de un antiguo patio trasero berlinés (Berliner Hinterhof) de época...

 


Es como vivir ochocientos años de historia berlinesa en vivo y directo, pues el museo está organizado en salas interactivas donde predominan tanto las impresiones visuales como las auditivas. Un viaje en el tiempo, al que no le falta detalle.



Pensaba que no me iba a sorprender fácilmente y que ya conocía casi todo de mi querido Berlín, pero me equivoqué bastante. Me encantó este paseo por las creencias religiosas tan presentes en la historia de Berlin, sobre todo la judía...



Incluso descubrí que el Zoo de Berlín se inauguró nada más y nada menos que en el 1844. ¡Impresionante!


Los dorados años veinte berlineses repletos de arte, y rebeldía, la industrialización de la ciudad, las consecuencias de la I Guerra Mundial... Pero otra vez más, las consecuencias de la Alemania nazi y de la II Guerra Mundial me dejaron impactada. Mirad esta impresionante foto en honor a la enorme quema de libros a manos del régimen de Hitler...



 ...o como era el día a día de los berlineses mientras los Aliados bombardeaban la ciudad sin piedad alguna...





Estos anuncios entre berlineses, eran una especie de mercado negro a través del trueque para conseguir cualquier cosa que durante la guerra escaseaba. Por ejemplo, alguien quería cambiar ropa de niños por alimentos.





Pero como siempre, la separación de Berlín en dos con el enorme Muro tiene una importancia clave en la historia de la ciudad. En la última fase del museo, además de un trozo real del Muro podréis disfrutar de una colección de cuadros que expresan las ansias de libertad que tenía la ciudad en aquella época.





Pero aquí no acaba todo porque la estrella del museo es sin duda este búnker de la época de la Guerra Fría que está preparado para soportar un ataque nuclear. Se trata de un búnker original y en uso, para ser utilizado en caso de emergencia y con una capacidad de acogida para 3.600 personas. Solo es posible verlo con una visita guiada que organiza el museo cada hora y que tiene como punto de encuentro la entrada del museo.


Recorrer casi a oscuras esta lugar cerrado a cal y canto impresiona una barbaridad. Imaginarse que un día podría pasar algo que nos obligase a vivir así bajo tierra da bastante que pensar. ¿No creéis?



¡Menuda experiencia!
¡Nos vemos en la próxima aventura berlinesa!

Podéis encontrar toda la infomación sobre el museo aquí en su página web oficial.
Story of Berlin, Kurfürstendamm 207-208. Parada de metro más próxima: Uhlandstraße
Precio: 12 euros (incluida la visita guiada por el búnker). Apertura diaria de 10 a 20h.


¿Te has quedado con ganas de más? Pues sígueme en las redes sociales donde comparto mi día a día  y un montón de recomendaciones más.

lunes, 16 de marzo de 2015

¡Un rincón de café TREMENDAMENTE Pepa!

 
Después de dar un buen cambio de look al blog, vuelvo con muchísimas ganas de compartir con vosotros una nueva dosis de mi sección más personal: Cosas de Pepas. Esta vez os quiero enseñar como transformé una pared bastante sosa con tan solo: color y un puñado de recuerdos.

 

Se trata de un rinconcito de nuestra cocina, donde ya hace tiempo pinté una franja de color fucsia y en la que luego me animé a colgar algunas cosas de valor emocional: un espejo, unos cuadros, una casita de pájaros y algunos relojes antiguos. La mayoría de las cosas son recuerdos que tenemos de los abuelos del Pepe. La postal del tango argentino me envío la mejor de las amigas, y la foto de cuando era pequeña es mi preferida. Evidentemente Pepa ya apuntaba maneras en cuanto a su amor por los animales...


 ¡Pero esto no se queda aquí! Como bien sabéis los que me seguís desde hace tiempo me encanta el café. Por eso, siempre tenía en mente que en cuanto pudiese me compraría una buena cafetera y la acomodaría una esquina con el fin de tener mi propio rincón de café. ¡Dicho y hecho!



La verdad es que lo tenía bastante claro, al lado de la cafetera quería poner una bandeja de madera y organizar en ésta diferentes tarros de cristal. Así almacenaría algunos dulces o tendría las cápsulas de café muy a mano. No me fue muy díficil encontrarlo, y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado...


 Me encanta la idea de personalizar las tapas de los botes, pegándoles alguna figura. Pero para poder hacerlo, la tapa tiene que ser de un material plástico o de goma. Yo me decidí por un conejo blanco, al que le planté un buen lazo. La verdad es que el tarro parece otro, ¿no creéis?


Y aprovechando que ya es casi época de Pascua y mientras espero vuestros amorosos comentarios, me voy a zampar en mi nuevo rincón una galleta en forma de conejo de Pascua (en alemán Osterhase) con un buen café...


¿Qué os ha parecido mi nueva zona de café? ¿Os ha servido de inspiración? ¿Os gustan este estilo de publicaciones? ¿Y qué me  decís de mi nuevo look del blog?

Y si quieres estar al día de mis aventuras diarias, reflexiones, caprichos, compras y locuras, nos podemos seguir a través de GFC, Twitter, Facebook, o Google+! ¡Te estoy esperando!